Aprender los números con juegos de cartas

Una manera muy sencilla, económica, rápida y divertida de aprender y practicar los números con los principiantes es con cartas, ¿se te había ocurrido? 

¡Sólo se necesita una baraja de cartas de toda la vida! 

(Apunte: Da igual si es de poker o española, la cuestión es que tenga números)

¿Quién dijo que los principiantes no pueden jugar a nada? ¡Claro que sí! Además es una buena manera de romper el hielo en las primeras sesiones. Recomiendo partidas breves, de unos 10 min., después cambiar a otra cosa.

A continuación, os propongo los juegos que más he utilizado y que sirven básicamente para practicar los números hasta el 10. Es muy importante que en todos los juegos se digan los números en voz alta para practicarlos.

1) El reloj (ideal para niños)

Es un juego sencillo. Se reparten todas las cartas, cada jugador coloca su montón de cartas delante suya boca abajo y no lo mira (¡IMPORTANTE!). Después, empieza la partida y cada uno, en su turno, va poniendo una carta en el centro (descubierta, todos la ven). El primero comienza diciendo ‘uno’, el segundo ‘dos’, el tercero ‘tres’ y así sucesivamente, en orden. Si el número que dices y el que tiras coinciden, te comes todas las cartas. Si tu rival no se da cuenta y pone otra carta encima, se las comería él. El primero que se queda sin cartas, gana.

2) El mentiroso (para adolescentes y adultos) / Bullshit [EN&DE]

Un juego muy popular y con diferentes versiones. Supongo que muchos de vosotros ya lo conocéis. Por si acaso, os cuento como juego yo:

Se reparten todas las cartas. El jugador que comienza, tira, boca abajo, entre 1 y 4 cartas con el mismo número al centro y tiene que decir de qué numero se trata (PUEDE SER VERDAD O MENTIRA, pero en teoría solo se pueden tirar cartas con el mismo número por ronda). El siguiente jugador puede creérselo y tirar más cartas con mismo número o, por el contrario, decir ‘mentira y levantar las cartas. Si era mentira, se come todas las cartas quien había mentido; si, por el contrario, era verdad, se las come quién no se lo había creído y las ha levantado.

Por ejemplo:

– Yo comienzo y digo: ‘Dos unos’

– El siguiente decide creérselo o simplemente no arriesgar y continua la jugada y dice: ‘otro uno’ o ‘tres unos más’ y así sucesivamente.

Pista: ¡fíjate en qué cartas tienes para saber si es factible lo que plantea el compañero! Si dice ‘tres unos’ y casualmente tú también tienes 3, sabes que no puede ser verdad.

Cuando se dice ‘mentira’, después de resolver la jugada, comienza una nueva ronda y empieza el ganador o, si se trata de un perdedor, el jugador siguiente al perdedor. Se empieza de cero y se puede elegir un nuevo número con el que jugar y con el que tendrán que jugar todos durante esa nueva ronda (DICIENDO VERDADES O MENTIRAS, lógicamente en realidad solo puede haber 4 cartas como máximo de cada).

Si os interesa este juego, en Internet podéis encontrar fácilmente explicaciones más detalladas, si no os ha quedado claro. También encontraréis otras versiones posibles. Y, por supuesto, podéis preguntarme por privado sin ningún problema.

 

3) Irish snap (para todos los públicos) 

También se puede dar la situación de que los alumnos te enseñen a ti un juego. ¡Así fue como aprendí este juego! Me lo enseñaron adolescentes ingleses, por lo visto era de lo más y les motivaba mucho, así que decidí utilizarlo ¡¡Lo recomiendo mucho!! Eso sí, en la clase de español las palabras y los números se tenían que decir en español.

Es un juego similar al reloj. El objetivo es quedarse sin cartas lo más rápido posible. En vez de comenzar diciendo ‘uno’, se puede comenzar diciendo ‘as’ y luego ‘dos’, ‘tres’, etc. Cuando el número que dices coincide con el que muestras, como en el juego del reloj, el primero en darse cuenta pondría la mano en el centro diciendo ‘snap’ y el último en poner la mano se llevaría las cartas. Además, también se dice ‘snap’ cuando las dos últimas cartas puestas en el montón coinciden. Se pueden incluir ambas reglas o solo una, según se desee. En la clase de español, en vez de ‘snap’ decidimos utilizar una palabra española, os la podéis inventar, nosotros decíamos ‘paella’ o ‘perro’, porque les hacía gracia y a algunos les costaba pronunciarlas.

4) El uno (para adolescentes y adultos)

Esta es una alternativa a la baraja tradicional de cartas, para aquellos que tienen en casa el famoso juego del uno o que lo conocen. No voy a detallar su explicación, pero quería mencionarlo porque también puede servir, aunque personalmente no lo he utilizado tanto, pero en Internet se pueden encontrar muchos tutoriales.

4) La baraja de cartas como flashcards (para niños)

A parte de los juegos mencionados, con los niños más pequeños también se pueden utilizar las cartas como tarjetas tipo flashcards, es decir, de manera visual. Con ellas se pueden hacer diferentes tipos de actividades, relacionadas con reconocer los números, aprender a contar, emparejar cartas, etc.

¡Espero que os guste y que os divirtáis mucho!

¡Contadme si se os ocurren más juegos y aplicaciones!

Linguactually 🙂

by-nc-sa

Deja un comentario